lunes, 20 de febrero de 2012

HUELGA PERJUDICÓ BOLSILLO


La sorpresiva suspensión de la tercera fecha del campeonato ecuatoriano de fútbol, debido a la huelga del gremio arbitral, le causó algunos problemas a Luis Idrovo, coordinador de Emelec, quien tuvo que cancelar las 33 reservaciones realizadas en un hotel de Manta para el encuentro que el 'Bombillo' debía disputar en ese puerto manabita.
“Para ser honestos el club no perdió, pero se causó una molestia a los propietarios del hotel. Sin embargo, hay otros rubros que no podremos recuperar como el caso del transporte, porque alquilamos un bus de una ruta internacional (dos pisos). Prefiero no hablar de cifras, pero sí le diré que es una cantidad importante”.
Entre las pérdidas generadas a las arcas azules también se incluye el gasto de alimentación durante el tiempo que el plantel permaneció concentrado. Idrovo no sabe quién responderá por esto. El vicepresidente de Barcelona, David Rodríguez, también lamenta los inconvenientes surgidos a raíz de la medida, pero está buscando la forma de reducir el perjuicio.
En cada partido que juega de local, el Ídolo ecuatoriano invierte alrededor de $ 20.000 en gastos de programación (pago a los árbitros, seguridad privada, empleados de taquilla, servicios de amplificación de sonido, etc.), eso sin contar la alimentación del plantel y la impresión de boletos. Con el dinero de las taquillas, los amarillos cancelan algunas deudas, pero mientras dure la huelga se quedarán sin este ingreso.
Otros casos. La dirigencia de El Nacional apuntaba a la taquilla del choque contra Barcelona, que debía jugarse el miércoles en el estadio Atahualpa. El general Hugo Villacís, presidente del club, dijo que ya se estaban vendiendo las entradas y que había una buena respuesta de los aficionados.
“Varios aspectos administrativos y logísticos para ese partido ya estaban en marcha -dice Villacís-, pero al suspenderse el campeonato las cosas se pararon. Nuestro objetivo era aprovechar el buen momento de Barcelona y el interés que genera su presencia en Quito, para lograr una buena taquilla”.
La publicidad del encuentro se tenía pautada con varios medios de comunicación -en especial radiales- y se iba a pasar con fuerza desde ayer. La preocupación del dirigente es que los dos equipos no lleguen como protagonistas del torneo a la nueva fecha del partido que debe señalar la FEF, lo que repercutiría directamente en la recaudación.
La dirigencia de Deportivo Quito tenía listas las 36.500 entradas para su choque ante Liga (Q), programado para ayer en el estadio Atahualpa. Incluso, aprovechando la gran expectativa que vienen generando en los últimos años los enfrentamientos entre estos dos equipos, se tenía previsto incrementar los precios: general 8 dólares, tribuna 20 y palco 30. La general cuesta normalmente 5 dólares. Pero no se llegó a vender ninguna, ya que la dirigencia del Quito acostumbra a sacar a la venta las entradas el mismo día del partido.
Lo que se invirtió en la impresión de los boletos no está perdido: se utilizarán en la fecha que la Ecuafútbol programe el partido. La dirigencia chulla perdió el dinero que destinó para la promoción del juego. No se quiso dar cifras. Santiago Morales, gerente del Independiente José Terán, reconoció que las pérdidas económicas por la suspensión del duelo ante El Nacional, en el estadio de Sangolquí, no fueron considerables, excepto los 500 dólares que se utilizaron para la promoción.
“No podemos decir que nos afecta en la taquilla, porque es difícil confirmar que íbamos a tener más gente en el estadio que cuando se juegue en la nueva jornada”. Julio León, presidente del Deportivo Cuenca, se ha mostrado muy molesto con los árbitros. En mensajes mediante su cuenta de Twitter se pregunta: “¿Por qué será que no me sorprende la decisión de los árbitros de paralizar su trabajo a 24 horas del inicio de una nueva fecha del campeonato?”. León cuestiona: ¿Quién reconocerá los perjuicios económicos que tendremos los clubes por las decisiones viscerales de estos señores?
El traslado de Técnico Universitario a la ciudad de Riobamba para encarar su choque con Olmedo se realizó el jueves en la tarde, sin sospechar que el partido no se realizaría. El plantel no cuenta con bus propio, así que tuvo que contratar una unidad interprovincial que siempre traslada a la delegación. Ese rubro asciende a 300 dólares. El gasto de hospedaje en el hotel Marqués del Río, de la Sultana de Los Andes, estuvo fijado para 30 personas, lo que representa alrededor de 1.500 dólares, incluida la alimentación de los dos días.
Eduardo Freire, directivo del rodillo rojo, dijo que el perjuicio va más allá. "Si consideramos que nuestro presupuesto es de dos millones y medio, eso lo dividimos para 11 meses de actividad, lo que nos da alrededor de 230.000 mensuales. A los jugadores se les tendrá que seguir pagando, nuestras obligaciones con proveedores se seguirán respetando, sin contar que dejaremos de percibir ingresos por taquilla del partido de local", fustigó el directivo. Macará se concentró en el hotel Miraflores, a la espera del choque ante Deportivo Cuenca. Para cubrir los gastos de 23 personas se invirtieron 1.500 dólares. Gracias al feriado de carnaval, los dirigentes esperaban una asistencia de 8.000 espectadores.
Fuente: Diario Expreso

No hay comentarios.:

Publicar un comentario