domingo, 25 de marzo de 2012

"AHORA ME DICEN MESSI"
 


Desde ayer todo el mundo lo llama "goleador", pero Luis Caicedo no se la cree. El volante de Barcelona, quien anotó tres goles ante Olmedo, recalca que los altibajos en el club lo hicieron crecer y ahora está al 100%
¿Cuál fue la sensación después de haber marcado los tres goles?
Fue muy especial, hubo mucha felicidad. Siempre es gratificante marcar, pero pocas veces se da el que sea de a tres.
¿Toma esto como una revancha consigo mismo luego haber pasado alejado del rol titular?
No, más bien lo considero como algo por lo que he venido trabajando de a poco y gracias a Dios se está dando; verdaderamente estoy tranquilo y pretendo que este nivel se mantenga.
En el festejo de uno de los goles se ve que usted señala a su director técnico, ¿fue para dedicárselo, o hacerle ver que usted también puede marcar goles?
(Sonríe) Los goles no fueron para Luis (Zubeldía). Él sabe muy bien cómo se ha venido trabajando a nivel personal y en lo grupal. Ellos (el cuerpo técnico) han dado mucha confianza al equipo para que sucedan este tipo de resultados.
¿Qué le dijo el DT y sus compañeros cuando se apagaron las luces del estadio?
Me felicitaron y bromearon. Ahora me dicen Messi, goleador y cosas así (suelta una carcajada).
Si bien es cierto la esencia de todo futbolista es hacer goles, pero no de a tres, ¿usted salió con la idea de hacerlo?
Yo no soy goleador, soy más defensa que atacante, por ello mi labor no era de meter los tres goles; pese a ello cuando anoté el primer tanto fue para darles la pauta a los delanteros del equipo y vean por dónde Olmedo estaba fallando y seguir engordando el marcador, pero no fue así.
¿Cómo concibe el segundo y el tercer tanto?
Esos no fueron casualidad, los busqué. En el segundo, cuando el balón rebotó en el área lo único que podía hacer era meter el pie, porque si lo rechazaba el defensa del Olmedo no entraba. Ya en el tercero corrí al primer palo, pero en un principio me ubiqué mal, así que tuve que retroceder para buscar la pelota y empujarla hacia adentro.
¿Los goles tuvieron dedicatoria?
(Lo piensa) Siempre los goles son un grito desesperado que te trae a la mente un sinnúmero de cosas vividas en el equipo.
¿Situaciones buenas o malas?
Hay de todo. Primero nadie daba nada por mí, ni por muchos que estamos dentro. Incluso la misma prensa, cuando no te va bien en un cotejo dudan de tu nivel y de todo el equipo técnico.
¿Cómo es su vida en Barcelona?
Se puede creer que es fácil porque llegas a un equipo grande, pero es muy difícil. Es luchado. El renombre y la afición te lo exigen y debes siempre estar al nivel.
¿Qué aprendizaje le deja hasta el momento su paso por Barcelona?
Mucho. Los primeros seis meses aquí fueron muy difíciles. No me acostumbraba, no le ganábamos a nadie, los dirigentes no pagaban y todo el entorno era muy complicado.
¿Pensó en irse?
Sí, varias veces lo pensé y estuve muy cerca de hacerlo sobre todo por la parte económica, tenía deudas. Eso sin contar que entrenaba duro como todos y no me hacían jugar en los partidos sin saber siquiera el porqué, pero ya pasó.
¿Esa idea se alejó por completo?
Por supuesto, ahora hay que seguir con la idea de seguir creciendo, el resto llega solo. El trabajo en la defensa, que es lo que me caracteriza, está enfocado en mejorar más aún.
El regreso triunfal
Luis Caicedo nació en Esmeraldas hace 32 años y juega de volante central en Barcelona desde el 2011. "El Gordo Lucho", como también lo conocen, debutó en clubes de primera categoría en 1998 con la camiseta del Olmedo de Riobamba, luego estuvo en Universidad Católica (1999) y volvió al equipo riobambeño del 2000 al 2009. Al año siguiente estuvo en el Macará de Ambato, hasta que llegó a Barcelona, en donde ayer se destacó al marcar tres goles de los cuatro ante su exclub, Olmedo.
Fuente: Diario Expreso

No hay comentarios.:

Publicar un comentario